El manejo de los datos es un aspecto muy importante a considerar en los proyectos de ciencia abierta. Con respecto al almacenamiento y uso de los datos, hay un número nada despreciable de movimientos e iniciativas en boga que buscan un mayor grado de transparencia y distribución de la información en todo tipo de ámbitos. Principalmente en la esfera pública (en temas referidos a políticas gubernamentales, uso del presupuesto de los ministerios, etc.), son iniciativas que buscan hacer libres las investigaciones, técnicas y datos utilizados para justificar la información y políticas dadas por estas instituciones. Movimientos tales como el Partido Pirata prometen que, cuando estos datos estén disponibles, no solamente se ejecutarán las políticas de una forma más eficiente sino que se podrá garantizar la veracidad de la investigación permitiendo generar una fuerte confianza en ésta.

Por esto mismo, el tema de los datos abiertos es tan popular en comunidades de ciencia actualmente. Dado que la posibilidad de contar con datos abiertos es ofrecida por tecnologías computacionales, el Internet, e instrumentos de grabación ubicuos, en realidad es una simple extensión del dogma científico proponer que todos compartan sus métodos en un formato reproducible, legible tanto por humanos como por computadoras, y por lo tanto ayudar en cuanto la replicabilidad de sus investigaciones. Pero, ¿qué son datos abiertos? y ¿Qué exactamente queremos que sea parte del bien común?

Que son los datos?

Cuando nos referimos a datos, por lo general hablamos de un conjunto de materiales crudos que usamos en investigaciones, estudios y demás para derivar conocimientos de ellos. Ya sean resultados de encuestas, medidas de laboratorio, o grabaciones e imágenes del campo de estudio, se trata de la ‘entrada’ que recibe el proceso investigativo para su realización. En otras palabras, un ‘dato’ es una unidad de información.

Durante el proceso investigativo los datos pueden ser analizados, estudiados, visualizados, coleccionados, medidos, etc. Para alcanzar un nivel aceptable de transparencia, estos pasos deben ser también anotados y convertidos en datos en si mismos. De esta forma los métodos utilizados pueden ser verificados y reproducidos por cualquiera con acceso a las herramientas adecuadas. Sin acceso, por lo menos escrito o grabado, al proceso mediante los cuales se obtuvieron los datos, no se puede confiar en estos y por lo tanto prácticamente carecen de significado.

Que son datos abiertos?

En la actualidad, una inmensa cantidad de datos son recolectados y procesados diariamente de forma casi automática como consecuencia del funcionamiento de empresas, organizaciones e individuos. Aunque estos datos en su mayoría pertenecen a entes privados y, por lo tanto, son puestos a disponibilidad de apenas una cantidad selecta de personas, su ‘minado’ y posterior uso ya ayudan muchísimo a la eficiencia y control del trabajo. Entonces, ¿que pasaría si esta enorme base de datos estuviera a disposición del público para su libre uso?

Eso es lo que significa que algo tenga datos ‘abiertos’. Según el Open Data Handbook, los datos abiertos son aquellos que pueden ser vistos, utilizados, reutilizados, y redistribuidos libremente por cualquier persona, y que se encuentran sujetos, cuando mucho, al requerimiento de atribución y de compartirse de la misma manera en que aparecen. De esta forma, ‘abierto’ puede aplicarse a información acerca de cualquier sujeto, ya sea en áreas como finanzas, ciencia, cultura, negocios, producción o cultura; siempre y cuando ésta esté sujeta a una licencia abierta para libre uso y beneficio al público. Por lo tanto, ‘abierto’ puede aplicarse también a información en una variedad de formatos, ya sean pedazos de texto enriquecido, imágenes, videos y hojas de cálculo entre otras.

Lo más importante es que los datos, para que sean ‘abiertos’, no deben ser simplemente liberados, sino deben también estar disponibles en formatos y lenguajes que puedan ser recibidos y procesados de forma significativa por una computadora. También deben estar sujetos a una licencia ‘abierta’, es decir, que mínimo permita su uso, modificación, y reproducción universales (sin restricción en cuanto a quiénes o cuántas personas lo pueden ver), y que según sea apropiado, permita también uso comercial, uso sin referencia alguna a los creadores originales, o modificación de la licencia en sí.

Porque datos abiertos?

El principal beneficio que proporciona tener datos abiertos en proyectos locales es la interoperabilidad, o la capacidad de diversos sistemas y organizaciones de trabajar en conjunto, usando los mismos datos sin restricciones o dificultades, inclusive sin siquiera organizarse entre sí. Quizá ya hayas disfrutado de esto, a la hora de consultar o revisar repositorios en Github, por ejemplo. De esta forma, todos pueden aprovechar al máximo los datos de todos, haciendo el trabajo más rápido y eficiente. Por esta misma razón se estima que los datos abiertos pueden aportar mucho a la economía, ya que en temas de finanzas harían mucho mas fácil tomar decisiones y, por ejemplo, estudios de mercado se podrían realizar de manera más sencilla.

La transparencia es también una de las principales razones por las cuales se exige datos abiertos, sobre todo en el ámbito gubernamental. Las instituciones públicas recogen una gran cantidad de datos al año, que cuentan como ‘públicos’. Estos se podrían liberar mediante una política de Estado y así cualquiera podría, en teoría, revisar en función de sus intereses particulares y saber, por ejemplo, en que se gastan los impuestos o mediante cuál proceso se hacen leyes. Ya existen varios ejemplos de esto siendo realizado en un grado mas reducido, en proyectos como el Where does my money go? de Inglaterra, donde se muestra aproximadamente cuanto dinero es gastado en las distintas funciones de gobierno. Con un mayor grado de transparencia se promete que la corrupción se hará más difícil y habrá mayor participación de los ciudadanos en los procesos políticos y administrativos del Estado.

También en el ámbito de las ciencias es importante considerar cuestiones de transparencia y reproductibilidad. Siendo los datos abiertos prácticamente la única forma en la que pueden replicarse los análisis computacionales, y siendo estos ahora muy comunes en todo tipo de investigaciones, el problema de la disponibilidad de los datos se hace integral para el cumplimiento del criterio de ciencia.

Sin duda la búsqueda y defensa de los datos abiertos, representa uno de los movimientos y tendencias más interesantes e importantes dentro de la comunidad científica. Es imperativo para el progreso de la ciencia cambiar el paradigma de los lineamientos generales en cuanto a la publicación de la investigación y los hallazgos se refiere. Más aún en una era donde la casi instantánea y amplia distribución de todo tipo de información posibilita la creación de redes colaborativas más eficientes y grandes, el uso de datos abiertos permite a las investigaciones no sacrificar su reproductibilidad y la generación de documentación, a medida que ganan complejidad. Los datos abiertos son el primer paso para el establecimiento de una ciencia abierta, transparente pues impulsan el proceso de investigación, a la vez que se establecen prácticas éticas y mayores libertades, tanto para trabajadores en el área como para aficionados o interesados.

Deja una respuesta