En artículos anteriores publicados, te hablamos sobre Git de 0 a 100 e investigación colaborativa con Git. En ambos posts hemos repasado sobre las bondades de este sistema de control de versiones y su uso actual en la colaboración en proyectos abiertos, grandes o pequeños, manejándolos con mayor eficiencia y control al ser un sistema de control de versiones distribuido, lo que indica que cada desarrollador tiene el historial completo de su repositorio de manera local y existe una copia central.

Usar Git no es una actividad solo para desarrolladores de software. Esta herramienta te es útil en los casos donde necesites llevar a cabo proyectos colaborativos: por ejemplo si tienes un blog puedes gestionar los artículos y almacenarlos en un repositorio de Git.

En este post te presentamos algunos tips para que tu trabajo en git sea más productivo, posiblemente, que lo que ha sido hasta ahora.

1. Maneja las ramas adecuadamente

Como te mencionamos en nuestro artículo Git de 0 a 100 puedes manejar distintas ramas en tu repositorio. Las ramas en Git son equivalentes a los directorios en tu computador. En cada rama, Git va registrando todos los cambios desarrollados por quienes la utilicen y también se permite realizar operaciones entre las ramas como su fusión, por ejemplo. Generalmente, las ramas son utilizadas para desarrollar funcionalidades aisladas unas de otras. Por defecto el repositorio se crea con una rama que se configura por defecto, denominada master.

En el manejo de ramas debes considerar, entre otras cosas, lo siguiente:

  • Cualquier repositorio tiene o debería tener mínimo dos ramas: una conocida como master, que es la rama de producción y la segunda rama, que se deriva de ésta, en la cual se desarrollan nuevas funciones o se corrigen fallos encontrados en master. A esta rama se le suele denominar develop.
  • Puedes crear todas las ramas que consideres, por ejemplo para desarrollar otras funcionalidades y/o corregir detalles de la rama develop, por tanto estas ramas se derivan de esta.
  • En la rama master sólo deben estar las modificaciones definitivas del proyecto, es decir, esta rama no debe «tocarse» hasta que estés seguro que los cambios en el proyecto no arrojen problemas al momento de hacer pruebas.
  • Considera mantener actualizada la rama donde trabajes con la rama desde donde salió.
  • Evita mezclar cambios de diferentes ramas.
  • Verifica en que rama te encuentras al momento de editar cualquier archivo, así evitas realizar cambios y subirlos a la rama equivocada y afectar el desarrollo de todo el equipo de trabajo.

2. Crea alias para los comandos de git que más uses

Al usar Git, a diario tienes que teclear cierta cantidad de comandos, por ejemplo para bajar y subir cambios, y otros comandos que pueden tornarse repetitivos. Para aumentar nuestra productividad, está a nuestra disposición el crear alias para los comandos de git que más usemos. El alias es un «nombre» que se le asigna a un comando de Git que es más corto que dicho comando, lo cual nos permite ejecutar la misma acción tecleando menos, es decir, nos ayuda a ahorrar tiempo.

Si estás escribiendo algún comando, Git no provee la función de autocompletado. Si no deseas escribir completos algunos comandos, puedes fijar alias para ellos mediante git config. Por ejemplo:

$ git config --global alias.br branch 
$ git config --global alias.st status 
$ git config --global alias.ci commit

De esta manera, de ahora en adelante escribes git br en lugar de git branch y así para los demás del ejemplo. No existe un estándar para la creación de alias, todo dependerá de que te sientas a gusto con ellos. A medida que aumentes tu trabajo con Git, utilizarás frecuentemente otros comandos, si te sientes a gusto no dudes crear alias para ellos.

3. Juntar commits en uno solo

En la mayoría de ocasiones existen proyectos con muchas ramas, varios colaboradores y por tanto muchos commits. Para ahorrar tiempo y hacer el trabajo menos tedioso, puedes unir los commits.

Esta alternativa requiere que tomes en cuenta algunas cosas:

  • No se recomienda mezclar cambios de diferentes ramas.
  • Evita en la medida de lo posible que los cambios sean de distinto tipo, previniendo con ello inconvenientes si por algún motivo debes luego deshacer los cambios.

4. Utiliza alguna interfaz gráfica para manejar Git

Tal vez utilizar el terminal para gestionar el control de versiones puede resultarte al principio algo complejo, mayormente si estas iniciándote con el control de versiones. Por eso conviene que tengas en cuenta que, para gestionar los proyectos de una forma más gráfica, visual e intuitiva y acelerar tu trabajo, puedes utilizar algunos clientes gráficos de Git. Muchos de ellos son totalmente gratuitos, de código abierto y los hay para cualquier sistema operativo.

En la wiki de Git puedes encontrar una lista más completa de los clientes de Git

Las interfaces gráficas se adaptan a distintos flujos de trabajo, es decir, algunas incluyen más funcionalidades que otras. No obstante, ninguna puede considerarse mejor que otra, solamente que cada una se ajusta a las necesidades de los usuarios.

5. Más sobre los commits y otras recomendaciones

  1. Haz commit con frecuencia, no tengas miedo de hacer commits con cosas sin terminar y que se muestren así en el histórico.
  2. Cada vez que tengas código que deseas guardar puedes hacer commit. Ten presente que al hacer un commit no necesariamente debes hacer un push. Puedes hacer commits en tu repositorio local para proteger y llevar un control de tu trabajo.
  3. Revisa siempre los cambios antes de subirlos y cerciórate de que sólo va para el commit lo que realmente necesites.
  4. El mensaje de commit debe ser conciso pero al mismo tiempo informativo.
  5. No subas cambios directamente a master, siempre y cuando no lo amerite.
  6. Al empezar una nueva sesión de trabajo, deberías hacer un fetch o un pull para traerte los últimos cambios. De esta manera, evitas conflictos en el futuro y evades sobrescribir el trabajo de los demás sin necesidad.

Te hemos presentado algunas recomentaciones para que tengas un mejor manejo y mayor productividad al manejar git en tus proyectos. Tal vez muchas de ellas son evidentes. Sin embargo, por más mínimas que sean o que nos puedan parecer debemos tenerlas presentes para evitar molestias en el proyecto y en el grupo de trabajo.

Referencias

Git Book

Domina Git desde cero

Los 10 mandamientos del control de código fuente

Deja una respuesta