El COVID-19 es un virus que emergió en Wuhan, China a finales del año 2019, este virus ha generado desde entonces una gran alarma internacional. Se trata de una infección respiratoria que comienza con fiebre y tos seca y que, al cabo de cerca de una semana, puede provocar falta de aire. La vía principal de transmisión del virus es a través de pequeñas gotas que se producen cuando una persona infectada tose o estornuda [https://www.isglobal.org/coronavirus]. También se transmite al tocarse ojos, nariz o boca tras tocar superficies contaminadas. Este virus se ha extendido y el número de países en los que sus ciudadanos se han contagiado incrementó masivamente en los últimos días.

Para el 11 de marzo de 2020 la Organización Mundial de la Salud ha declarado el brote del virus como una pandemia global. En un artículo de la revista Nature [https://www.nature.com/articles/d41586-020-00154-w] se tienen cifras significativas que dan un panorama más claro de lo que está sucediendo, se menciona que el virus se encuentra en más de 100 países, ha infectado a unas 120.000 personas, matando a más de 4.000 de ellas.

Por esta razón, los científicos han venido realizando un esfuerzo continuo para estudiar el virus y conseguir la cura. De manera que cada uno de los avances de sus investigaciones están siendo publicados en revistas o repositorios de acceso abierto. La particularidad de esto es la omisión de las revisiones preprint de los artículos y/o archivos involucrados para agilizar el proceso de publicación. Algunos repositorios y editoriales conocidos han prestado sus espacios para publicar los avances a pesar de esta condición.

Aunque podemos pensar que los artículos publicados en abierto no son tan fiables por la falta de la revisión, es importante tener en cuenta que, sin embargo, al tener una cantidad importante de personas (científicos, médicos, profesionales de las salud, políticos, entre otros) al pendiente de lo que ocurre, la validación de los archivos se hace entre los lectores y estudiosos del área, y que cualquier sugerencia o comentario se realiza en la plataforma o se envían directamente a los autores.

Además de ello, tal y como es descrito en el articulo «El coronavirus empuja a la ciencia a compartir» se ha dispuesto a la comunidad internacional secuencias genéticas del coronavirus en tiempo real. Una acción similar que funcionó para monitorear el brote de SARS o los inicios de la gripe A. La idea de esta práctica es evaluar la situación y guiar las acciones políticas. De forma tal que el control de la pandemia se realiza bajo un proceso colaborativo que, al complementarlo con la iniciativa de tener repositorios de acceso abierto para los resultados, logra que la sociedad en general y la comunidad científica en particular, consigan puntos de referencia e información clave en cortos periodos de tiempo.

Entre los repositorios más difundidos con datos y artículos sobre el covid-19 están:

  • medRxiv: es un servidor gratuito de archivo y distribución en línea para manuscritos completos pero no publicados (preprints) en las ciencias médicas, clínicas y de la salud relacionadas. Los preprints son informes preliminares de trabajos que no han sido revisados por pares. Almacena y permite acceso a más de 300 artículos acerca del coronavirus.
  • BioRxiv: es un repositorio preprint de acceso abierto para las ciencias biológicas co-fundado por John Inglis y Richard Sever en noviembre de 2013. Está alojado en el Laboratorio Cold Spring Harbor. Hay alrededor de 400 artículos disponibles en este repositorio sobre el coronavirus.
  • También revistas como
  • Así como instituciones como la Academia de Ciencias Médicas británica o los Institutos Nacionales de Salud de EE UU han decidido publicar sus estudios y artículos de forma libre. Por ejemplo: National Center for Biotechnology Information y U.S. National Library of Medicine.

A continuación veamos unos datos sobre el Codvid-19 que nos pueden ser útiles.

Recomendaciones para prevenir el COVID-19

  • Mantener distancia de al menos un metro entre usted y cualquier persona con tos o que estornude.
  • Lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón.
  • Evitar tocarse la cara, ojos y boca.
  • Al toser o estornudar cubre boca y nariz usando la parte inferior del codo o con un pañuelo.
  • Quédate en casa cuando estés enfermo.
  • Limpia y desinfecta los objetos con mayor contacto.
  • Evita compartir platos, vasos u otros artículos de uso personal.
  • No es necesario el uso rutinario de mascarilla, se recomienda que las empleen aquellas personas con síntomas.

Otras Fuentes:

Referencias:

[Periódico global: El país] (https://elpais.com/)

Material informativo de la Universidad Central de Venezuela, Facultad de Medicina

[Portal Regional de la BVS] (https://bvsalud.org/vitrinas/es/post_vitrines/nuevo_coronavirus/)

Deja una respuesta